Conectividad en Cuba

El contexto mediático y tecnológico de la Cuba actual atraviesa un período muy complejo.
Hace apenas 6 años la isla estaba entre los países latinoamericanos con más baja
penetración de Internet, y el peor ubicado en el área del Caribe. En aquel entonces solo
existían 1,7 millones de usuarios de Internet dentro del país, lo que representaba
aproximadamente el 15% de la población cubana.
El acceso a la red de redes era bastante limitado: los estudiantes y profesores universitarios
accedían desde sus facultades; algunos profesionales vinculados a la ciencia y la innovación
desde sus oficinas. Para el resto de la población había solo dos opciones. La navegación a
través de los 113 Joven Clubs de Computación, esparcidos por todo el país; y los
privilegiados que podían pagar los elevadísimos precios del Internet dentro de los hoteles.
No obstante, después del 2013 sucedieron importantes cambios.
A partir de junio 2013, se instaura en la isla la Política de Informatización de la sociedad
cubana, la cual, con muchos esfuerzos, en principio ha llevado el Internet a más personas.
Para ello, además de potenciar la habilitación de nuevas salas de navegación, se han
creado otras iniciativas para democratizar el acceso a la red global. La creación de zonas
wifi donde los cubanos conectarse, fue la tendencia del año 2015 con apenas 35 de estas
áreas. Ya a partir de 2016, se comenzó a implementar con más de 10 mil capacidades, el
proyecto Nauta Hogar, para llevar el Internet a las casas de los residentes. Asimismo, se
mejoraba la infraestructura para que la mayor parte de estudiantes y profesionales de Cuba
pudieran acceder desde sus centros de estudio y trabajo respectivamente.
En declaraciones a la prensa nacional, Wilfredo González, viceministro de Comunicaciones,
asegura que “dentro del Plan Nacional de Informatización, correspondiente a la Política,
existen 21 proyectos de alcance general y un alcance de cimientos, de base para seguir
informatizando al país.”
Lo cierto es que para diciembre de 2018 las condiciones eran otras al 2013. Según
ETECSA, empresa de telecomunicaciones de Cuba, el país posee más de 713 salas de
navegación. De los primeros 35 puntos WIFI hemos pasado a contar con más 1270 áreas
públicas para ello. El proyecto Nauta Hogar se encuentra en aproximadamente 67 000
hogares cubanos; y existen más de 1830 radiobases de telefonía móvil, de ellas más de 730
con tecnología 3G. Para esta fecha, ya existían 5,9 millones de internautas que accedían a
la red de redes; de ellos, el 60% lo hacían de manera gratuita desde sus escuelas y oficinas.
No obstante, la verdadera revolución de la conectividad en Cuba fue a partir del 6 de
diciembre del año pasado cuando se habilitó el servicio de Internet por datos móviles para
los usuarios que contaran con un teléfono inteligente con tecnología 3G. En apenas 40 días,
más 1,8 millones de cubanos al accedido al servicio, cifra que indica que se registran
diariamente un promedio aproximado de 45 mil nuevos usuarios. En poco más de dos
meses, ya la red 3G cubre el 66% del territorio nacional y el servicio se ha mantenido
estable, fundamentalmente en las grandes ciudades donde los clientes reportan una
velocidad aceptable.
Asimismo, se ha recaudado alrededor de 12 millones de pesos convertibles (CUC) desde su
puesta en práctica, lo cual se reinvierte en mejorar la infraestructura, principalmente la
creación de nuevas radiobases y la mejor distribución de repetidores. Recordemos que, para
acceder al servicio, existen paquetes de datos que van desde los 600 megabits por 7 CUC
hasta 4 GB por 30 CUC.
Como parte de la estrategia de informatización, ETECSA afirma que dichas tarifas bajarán
de precio a medida que más usuarios accedan al servicio. Lo que no se puede negar es el
impacto notable de este en la sociedad cubana, que por primera vez en su historia se puede
decir está conectada al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com