Devoción a la Virgen de Regla

La Virgen de Regla es una popular advocación mariana que hace varios siglos llegó a Cuba desde Europa, propagando entre los locales una gran devoción que con el pasar de los años y gracias al sincretismo religioso imperante en la región, se fue asociando con el culto a Yemayá una de las más conocidas orishas de la santería cubana.

Entre los años 1811 y 1818, fue construido en lo que hoy se conoce como municipio de Regla un pequeño y humilde templo en el que se rinde veneración a la estatuilla de una particular virgen negra vestida con un hermoso traje de color azul y bellos encajes blancos, que en el año 1708 fue nombrada como Patrona de la Bahía a cuyo cuidado fueron confiadas las llaves de la ciudad de San Cristóbal de La Habana y el provenir de los locales que con fe se han puesto en sus manos.

Algunas fuentes señalan que la Virgen de Regla es una advocación que surgió en África en el siglo IV DC, cuando el obispo de la iglesia Católica San Agustín de Hipona mandó tallar una escultura de la Virgen María en madera oscura, tras recibir una revelación divina en la que un ángel le pedía su elaboración. El nombre grabado a los pies de la imagen se borró con el tiempo, pero se cuenta que la imagen tenía escrito en sus pies “Virgen de Regla”, debido a que el santo había puesto bajo su custodia la regla de los frailes Agustinos.

Uno de los primeros milagros atribuidos a esta devoción de la Virgen María, es la protección que esta brindó al diácono San Cipriano quien a pesar de no ser marinero logró atravesar el peligroso estrecho de Gibraltar mientras huía de una invasión de los Vándalos quienes pretendían robarse la estatua, sin embargo este realizó el viaje sin ningún problema y logró ponerse a salvo; razón por la cual los marineros le tienen gran devoción.

Años más tarde, la imagen fue escondida en un pozo por el Prior del Convento de Ermitaños de Chipiona, en España, donde permaneció durante varios siglos hasta que la misma Virgen se le manifestó por medio de visiones a un hombre residente de la localidad de León, señalándole dónde se encontraba la estatua.

La devoción a la Virgen de Regla, nació en Cuba en el año 1687 y fue difundida gracias a una pintura colocada en la primera ermita de guano que se levantó en la localidad de Guaicanamar, hoy municipio de Regla; y años más tarde un castellano identificado como don Pedro de Aranda y Evellaneda trajo desde España una imagen de la virgen negra que fue puesta en el templo el 8 de septiembre de 1696.

Entre los numerosos devotos católicos de la Virgen y los practicantes de la santería, la cantidad de personas que visitaban el humilde templo fue haciéndose cada vez mayor por lo que se debió levantar un templo más grande que pudiera acoger a más creyentes.

Hoy día cientos de habaneros y antillanos dentro y fuera de Cuba profesan una gran devoción y cariño hacia la Virgen de Regla, y llámense católicos o santeros juntos acuden cada mes de septiembre para participar de las actividades realizadas en el santuario para celebrar el día de la Patrona de la Bahía, la Virgen de Regla y presentar ante ella sus súplicas y oraciones.

 

Con Información de EcuRed

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola! ESPECIAL Cubacel con bono de 30 CUC GRATIS https://www.dimecuba.com/topup
Si necesitas ayuda estaré por aquí
Powered by
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com