Padres cubanos famosos

Se acerca el día de los padres, y en DimeCuba sabemos que  no solo dan la vida, sino que sirven de ejemplo y educan. Muchos son los papás cubanos que debemos reconocer y admirar en el día a día. No obstante, próximos al día de ellos, queremos hacerles honores  algunos progenitores inspiradores para sus hijos y el resto de Cuba.

Carlos Manuel de Céspedes: no se puede comenzar de padres cubanos, sin hablar del Padre de la Patria. Desde chiquitos estamos escuchando de sus gestas patrióticas. Tuvo un total de ocho hijos, entre los cuales destaca Carlos Manuel de Céspedes y Quesada; quien fue presidente provisional del Gobierno cubano luego de la caída de Machado. Amado Oscar de Céspedes y Céspedes, fue otro de sus hijos notorios; protagonista de una de las acciones más humanas y sacrificadas de la Historia nacional. Inspirado por los ideales de su padre, Oscar se incorpora a la guerra y es capturado. Negado a traicionar a su Patria y su padre, es fusilado; mientras a Céspedes intentan chantajearlo para que deponga las armas por la vida de su hijo, ya muerto. A lo que Céspedes respondió: Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueran por nuestras libertades patrias.

Carlos J. Finlay: destacado médico y científico cubano, fue el descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, el mosquito Aedes Aegypti. Finlay fue el primero en preparar un suero para curar la fiebre amarilla; pero tuvieron que pasar 20 años para ver el reconocimiento su trabajo. A finales del siglo XIX, se eliminó la enfermedad en Cuba en tan solo siete meses. Asimismo, su suero fue utilizado en otras regiones de América Latina, destacando el Istmo de Panamá; donde se considera que sin su aporte hubiese demorado más su construcción. Pero antes de ser utilizada en la población, Finlay tuvo a los mejores sujetos de prueba: sus tres hijos. Los chicos contribuyeron a la comprobación de uno de los principales descubrimientos de la época; y sin dudas, el más importante de su padre. El día nacimiento de Carlos Finlay, 3 de diciembre, es reconocido como el Día de la Medicina Latinoamericana.

Carlos Manuel Miyares Cao: importante médico ginecobstetra y farmacólogo cubano. Pensaba que terminaría como neurólogo o neurocirujano, pero la vida tenía otros planes. Aún como estudiante universitario, tuvo que impartir clases de Farmacología; donde comprendió que el estudio de los fármacos era vital para el desarrollo de la medicina. Una vez graduado, comenzó a estudiar los efectos benéficos de la placenta humana sobre la piel. De sus investigaciones surgieron varios medicamentos, donde sobresale la Melagenina Plus, para el tratamiento del vitíligo; la Coriodermina para tratar la psoriasis y el Champú de Placenta para dermatitis seborreica y la alopecia. En 1986, funda el Centro de Histoterapia Placentaria, donde tiempo después ingresa como trabajador su hijo, Ernesto Miyares Díaz. Para Ernesto, trabajar con su padre significó un reto; pero también un enorme legado de sabiduría acerca del tratamiento de enfermedades dermatológicas. En la actualidad trabaja por preservar y ampliar la obra de su padre como director del Centro; ya que desde la muerte de Miyares Cao, en el 2015, es él quien asume su rol.

Salvador Wood: importante actor de la cinematografía cubana, donde resaltan La muerte de un burócrata, Jíbaro y El Benny. Además, hizo radio y televisión, destacando las series Algo más que soñar y En silencio ha tenido que ser. No obstante, alega que su actuación más feliz y de mayor impacto emocional fue en la película El Brigadista. Aquí, por primera vez, compartiría escena con su hijo, Patricio Wood, quien hizo su debut en el filme. Patricio considera a su padre actor de actores, reconociendo la preparación empírica de Salvador. Ambos vuelven a compartir roles en la serie Finlay. A sus casi 91 años, Salvador considera que entre todas las condecoraciones, distinciones y medallas que posee; se queda con la admiración y cariño de su esposa, dos hijos y cuatro nietos.

Juan Padrón: padre del destacado Elpidio Valdés, dibujo animado que es parte importante de muchas generaciones cubanas. Padrón es un realizador prolífero: a su imaginación y quehacer profesional se deben muchos de los animados cubanos. No solo para el público infantil, sino para todos los gustos; entre los cuales destacan los graciosos Filminutos y las dos entregas de Vampiros en La Habana. Pero además de los animados, Juan Padrón es también un padre amoroso y dedicado en la realidad. Reconoce que sus dos hijos fueron parte de su inspiración para producir animados. Y sin dudas él representa la inspiración de sus hijos. Ian Padrón, el menor, es ahora, otro de los principales realizadores audiovisuales nacido en la Isla.

Juan Formell: de los músicos cubanos reconocidos en todo el mundo. Pasó su juventud entre cantatas en la Playa de Marianao y tocando “sopa” (música para comensales) en los restaurantes. Siempre reconoció que su entrada a la música fue difícil, ya que su padre no creía en sus cualidades. No obstante, fundó los Van Van, uno de los grupos musicales de salsa más importantes de todos sus tiempos. Formell y su orquesta ganaron diversos premios nacionales e internacionales por la calidad y originalidad de sus canciones. Aunque el mayor premio para Formell es que sus tres hijos continúen con su obra luego de su fallecimiento. Actualmente, Samuel Formell, uno de sus hijos, es músico de profesión y director de los Van Van. Considera que asumir este rol después de su padre conlleva un sentimiento profundo y un reto. Él junto a sus hermanos, Vanesa y Juan Manuel, continúan llevando su ritmo a Cuba y el resto del mundo.

Edesio Alejandro: relevante compositor y piedra angular para la música cinematográfica cubana. En 1988 funda su banda Epónima, que revoluciona las manifestaciones tradicionales de la nación; una vez las fusiona con géneros internacionales como rap, funk, soul y hip hop. No obstante, su legado no se queda en el cine: para su hijo, Cristian Alejandro, su música ha sido fundamental. Confiesa que, desde niño, mientras otros optaban la televisión, él prefería escuchar las canciones de su padre. Los conciertos de Edesio le parecían una verdadera fiesta. Por eso, disfruta cada gira realizada de la mano de su papá; hasta que un día se escabulló a un pequeño escenario con una guitarra de juguete. Desde entonces comprendió que su destino era seguir los pasos de su padre, quien lo apoyó mucho en su carrera. En el 2010, creó su propia orquesta, pero continúa compartiendo escenario habitualmente con Edesio. Ejemplo de esto fue su gira nacional Por tu amor, realizada hace pocos años atrás

Pedro José Rodríguez (Cheíto): uno de los gloriosos peloteros cubanos. Para muchos se trata de del slugger más grande que pasó por los platós nacionales. Denominado por Bobby Salamanca, el Señor Jonrón, enalteció los estadios con el récord en jonrones por los 70’. Estampó la marca para novatos: 11 jonrones en su primera Serie Nacional, récord mantenido durante 27 años. Pero, si alzarse con esta hazaña resulta difícil; parece que es algo que se comparte en los genes. En los años 2000, se posicionaba una nueva marca, haciendo trizas la anterior: 15 jonrones para un novato ¿De quién se trataba? Pues precisamente el hijo de Cheíto, (del mismo nombre), fue quien lo consiguió.

Javier Méndez: otro de los principales peloteros de Cuba y muestra del sacrificio que hacen los padres por sus hijos. Méndez cosechó importantes lauros como jugador de la Selección Nacional; pero también como parte del equipo capitalino Industriales. Hace algunos años se volvería a incorporar a este, ahora como su director. No obstante, cuando los médicos aconsejaron cuidados y atención especial para su hija enferma en la etapa de recuperación; Javier Méndez no lo duda y en abril de 2017, abandona la dirección del equipo azul para pasar más tiempo con su niña. Una decisión difícil para él, sin duda alguna, ya que deja atrás su carrera deportiva; pero un gesto típico de los padres.

Israel Rojas: desde el disco del dúo Buena Fe, Presagios, Israel deja claro su pensamiento con respecto a la paternidad. El tema Con hijo incluido, expone el rol que todos los padres son para sus hijos: corazas protectoras. Actualmente es padre de dos hijos: un varón de 19 años y una niña de casi 2. Sus hijos y sus sueños son el incentivo para, desde la canción, apostar una reflexión y cambio social. Sus composiciones se han mantenido cerca de la realidad social, con el compromiso de alertar los temas más preocupantes. En declaraciones a la prensa nacional expuso que quiere que las preocupaciones de sus hijos sean que su novia le puso los cuernos o salió mal en una prueba; no la droga o la inseguridad social, que son realidad en varios países. Los hijos son la expresión de amor y fortaleza de sus padres; por eso a los hombres para quererlos bien hay que quererlos con hijo incluido.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ESPECIAL Cubacel con bono de 30 CUC GRATIS https://www.dimecuba.com/topup
Si necesitas ayuda estaré por aquí
Powered by