Todo sobre el tabaco cubano

Cuba es conocida por diversas razones: su gente alegre y bromista, sus playas de arena
fina y, por supuesto, su tabaco.
Los habanos son reconocidos como los mejores puros
hechos a mano en el marco internacional.
Esto se debe a los suelos, la experiencia de sus
productores, campesinos y torcedores y a la gran variedad de tipos de tabacos cubanos.
Con marcas famosas como Montecristo, Romeo y Julieta, Flor de Tabaco de Partagás y
Hoyo de Monterrey, el habano se vuelve un suvenir ambicionado por muchos.
Por ello, la exportación comercial de tabaco es uno de los escaños económicos de mayor
relevancia nacional. Asimismo, su cultivo tiene un importante valor histórico y patrimonial.
Como consecuencia, la exportación realizada por personas naturales, es decir, la
exportación no comercial del puro cubano se somete a regulaciones específicas que debes
conocer.
En primer lugar, la Aduana de Cuba, exige la declaración verbal de todo el tabaco torcido
que lleves contigo. En cuanto a las cantidades, podrás llevar:
Hasta 20 tabacos torcidos sueltos, sin necesidad de presentar ningún documento.
Hasta 50 tabacos torcidos, con la condición de que estén en sus envases originales,
cerrados, sellados y con el holograma oficial.
Más de 50 tabacos torcidos, para ello se debe presentar la factura de venta oficial
que otorga la red de tiendas autorizadas a comercializar Tabacos Torcidos Cubanos,
y deben ser exportados en sus envases originales, cerrados, sellados y con el
holograma oficial establecido.
Atención con estos requerimientos: si no se cumple con las disposiciones establecidas, si
declaras una cantidad inferior a la real, si no tienes la factura que acredite su venta oficial, o
si el envase no presenta los atributos identitarios de su marca; la Aduana puede decomisar
la cantidad que excedan las 50 unidades o aplicar otras medidas administrativas si
corresponden.
De igual manera, si la pretensión es enviar tabacos de Cuba al extranjero, este envío solo
puede hacerse una sola vez en un mes, mediante el servicio postal o de mensajería. Estos
habanos los recibe y despacha la Aduana como envíos de carácter no comercial cuando:
No excedan la cantidad de 50 tabacos
Estén en sus envases originales, cerrados y sellados con el holograma oficial
establecido. Se acredite por el impositor del envío la adquisición lícita con la factura de venta
oficial
Asimismo, queda totalmente prohibida la exportación por personas naturales de tabaco en
rama, habilitaciones e insumos relacionados con la industria tabacalera.
Por otra parte, no está sujeta a restricción, ni al cumplimiento de requisitos especiales, la
exportación de los tabaquitos mecanizados menores de 3 gramos por unidad, en cualquiera
de sus marcas registradas y en envases originales; salvo en los casos que su salida del país
tenga un fin comercial.
Siempre que cumplas con lo dispuesto, no presentarás dificultades para llevarte unos
preciados habanos contigo, y así, desde la comodidad de tu salón, recordar tu estancia en el
país, con el aroma de un auténtico puro cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com