Cubanos Memorables: Compay Segundo

Compay Segundo es el creador del instrumento de 7 cuerdas conocido como armónico.
Compay Segundo es el creador del instrumento de 7 cuerdas conocido como armónico. (TWITTER)

Existen gran cantidad de cubanos, que a lo largo de su vida se dedicaron a honrar y dejar muy en alto el nombre de nuestra amada Isla a través de sus talentos, capacidades o acciones se han convertido en personalidades que quedaron grabadas en la historia de Cuba como leyendas musicales, culturales, políticas, las cuales a pesar del tiempo valen la pena recordar. Es por ello que realizaremos un breve recorrido por la vida de Compay Segundo, un importante músico antillano que con sus aportes favoreció al desarrollo y crecimiento de la música en Cuba.

Máximo Francisco Repilado Muñoz, mejor conocido como “Compay Segundo” nació el 18 de noviembre del año 1907 en el seno de una humilde familia de campesinos que residía en las hermosas playas de Siboney, muy cerca de Santiago de Cuba.

A sus cinco años de edad, su familia decide mudarse a la ciudad de Santiago de Cuba debido a que su padre había sido despedido del ferrocarril, donde transcurriría el resto de su infancia y juventud e iniciaría la práctica del oficio de la barbería a pesar de saber que su verdadera vocación era la música.

Aprendió además el oficio de torcedor de tabacos y trabajó en la fábrica de habanos Montecristo para poder ayudar con el sustento de su familia, sin embargo también fue alimentando y desarrollando su talento artístico en compañía de la joven violinista y mandolinista Noemí Toro, quien le fue descubriendo los secretos del pentagrama y con quien impartía clases de música.

El primer instrumento que Repilado aprendió a tocar fue el clarinete, y más adelante fue puliendo sus dotes artísticos hasta lograr tocar la guitarra y el tres cubano, con cuya fusión logra desarrollar un nuevo instrumento musical: el armónico; el cual es una guitarra de siete cuerdas.

Su primer viaje como músico lo realizó en el año 1929, con motivo de la inauguración del Capitolio Nacional, en la que participó junto a la Banda Municipal de Música tocando el tres. Algunos años más tarde realiza un nuevo viaje musical hacia la capital cubana, esta vez al lado del guarachero Ñico Saquito y su Cuban Star, y decide establecerse definitivamente en La Habana.

Durante la década de los 40, se une al conjunto Matamoros como clarinetista donde recibe la valiosa oportunidad de trabajar al lado del destacado músico Benny Moré.

En la década del 40 integra como clarinetista el conjunto Matamoros y tiene la oportunidad de trabajar con el importante músico Benny Moré. En el año 1942 se une con su coterráneo Lorenzo Hierrezuelo, con quien fundó el “Dúo Los Compadres”, siendo Lorenzo la voz prima y por tanto el Compay Primo, mientras que Repilado era la voz segunda, es decir Compay Segundo; nombre con el que se inmortalizó en Cuba.

Tras varios años de éxito del Dúo Los Compadres, hacia los años 80 forma el grupo musical de “Compay Segundo y sus muchachos” con quienes realiza diversas presentaciones dentro y fuera de la Isla, poniendo a bailar a personas de países como Trinidad y Tobago, Estados Unidos, Inglaterra, Suiza, España, Italia, entre otros donde gozó de muy buena acogida y gran popularidad entre la gente.

Los sones, boleros, guarachas y canciones de Compay Segundo destacan por sus únicos y sublimes matices caribeños, y junto a su voz grave y redonda le permitieron la oportunidad de unirse musicalmente a otros artistas y cantantes de fama internacional.

Aunque compuso más de 100 canciones y vendió más de 10 millones de discos, Sarandonga, Saludos Compay y Chan Chan son las obras musicales más destacadas de Compay Segundo, siendo esta última la más pegajosa y popular.

A lo largo de toda su carrera artística, Repilado recibió diferentes premios y condecoraciones por su admirable talento; tal es el caso del Águila de Cristal en Francia; el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura; el Premio Grammy de la Música Latina, y decenas de trofeos y medallas como reconocimiento por ser un loable símbolo de la música cubana.

A los 95 años de edad, Compay Segundo parte de esta tierra el 14 de julio del año 2003 en el Barrio Miramar de su querida ciudad de La Habana. A pesar de que han transcurrido 16 años de su muerte, su legado musical permanece vigente y sigue siendo admirado y respetado por muchos en la Isla.

 

 

Con Información de EcuRed

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com