CUBANOS

La finca de los monos: conoce la historia del primer zoológico de Cuba

Conoce la historia de la Finca de los monos, la mansión de una acaudalada familia habanera que se convirtió en el primer zoológico de Cuba.

Todos los países cuentan con sucesos curiosos que, de alguna manera, marcan su historia y por su puesto a su gente. Sin dudas, Cuba no escapa de esta realidad pues hechos interesantes forman parte de nuestra historia, y de nuestro pueblo.

Asimismo, uno de estos acontecimientos es el surgimiento de lo que se conoció como el primer zoológico de Cuba, en la llamada Finca de los monos. Esto, sobre todo, por las características del sitio y las inusuales circunstancias en que se convirtió en un albergue de animales, especialmente simios.

Historia de la finca de los monos

Antes de convertirse en el primer zoológico de Cuba, la Finca de los monos se conocía por ser una enorme mansión, propiedad de una acaudalada familia. Ubicada en la Calzada de Santa Catalina, la también llamada Quinta Las Delicias era una prominente propiedad de Don Pedro Nolasco González Abreu.

Asimismo, según cuentan historiadores, para el año 1783 González Abreu adquirió la mansión que abarcaba nada menos que siete caballerías. Según indican, este vivía con su familia en el interior de la Isla y estaba buscando un lugar seguro para él y su familia en la capital cubana, durante la guerra de independencia.

Como resultado, se hizo de la extensa propiedad en compañía de su esposa y de sus tres hijas: Rosa, Marta y Rosalía. Esto, sin imaginar que en el futuro su finca se convertiría en el primer zoológico de Cuba, y el hogar de decenas de monos.

Con el pasar de los años, las hijas de González Abreu crecieron e hicieron sus vidas; destacándose Marta por ser una de las benefactoras de la causa independentista. Mientras que, Rosa y Rosalía intentaban sobrevivir a los embates de la guerra; pero gozando de los privilegios que brinda el tener una adinerada familia.

Finalmente, Pedro González Abreu fallece y al distribuir su patrimonio entre sus hijas le hereda la Quinta Las Delicias a su hija menor, Rosalía. De hecho, es precisamente Rosalía Paula Caridad de la Luz González Abreu y Arencibia quien al tomar posesión de sus bienes toma audaces decisiones. En consecuencia, mediante ellas, logra convertir una lujosa finca de Cuba en un zoológico minado de monos.

Rosalía Abreu: creadora del primer zoológico de Cuba, y dueña de la Finca de los monos

Rosalía González Abreu, mejor conocida como Rosalía González, es la mente detrás de la creación de la Finca de los monos, el primer zoológico de Cuba. Por lo tanto, en esta historia es muy importante conocer la de ella, sus preocupaciones e intereses, pues tas fueron sus motivaciones.

En primer lugar, recordemos que la juventud de Rosalía transcurrió en medio del conflicto independentista; razón por la que vivió en tres países. De esta manera, se mantenía por temporadas entre Estados Unidos, Francia y Cuba; y en este tiempo se casó y tuvo cuatro hijos.

Finalmente, cuando la guerra cesó decide regresar a su tierra natal y se asienta en la casa que le heredó su padre, la Quinta Las Delicias. Desde el año 1900, la construcción sufrió graves daños producto de un incendio, pero ella promovió su reconstrucción y, posteriormente destinó el sitio a fines especiales.

Asimismo, Rosalía se caracterizó por tener actitud filántropa y gran empatía hacia la naturaleza, especialmente con los animales. Por lo tanto, al reconstruir la mansión no solo incluyó una portentosa edificación en forma de castillo, sino que adaptó los espacios para acoger animales.

Como resultado, la elegante quinta del municipio Cerro se popularizó por su singular belleza, así como por la variedad de animales que resguardaba. Entre las especies que había en esta finca, el primer zoológico de Cuba, destacan variedad de aves coloridas como guacamayos, loros y pavos reales

También, Rosalía Abreu albergó en su casa conejos, ciervos, caballos, gallos japoneses, perros, gatos e incluso un elefante al que llamaba “Yumbito”. Igualmente, historiadores afirman que en el sitio había tigres, cocodrilos, serpientes, lagartos y otros animales que traía desde África y Asia.

Además, la finca tenía diferentes especies de monos, ganando así la fama como el primer zoológico de Cuba.

Rosalía levanta un zoológico en Cuba especializado en monos

Sin dudas, la sola idea de tener un zoológico en casa causa impresión en cualquier persona; pero el de la Quinta Las Delicias iba más allá. Al parecer, Rosalía sentía gran afinidad por los monos, acogiendo diferentes especies de primates en su finca, quienes se convirtieron en protagonistas del zoológico.

Asimismo, entre las especies que mantenía en su casa se destacan numerosos gorilas, orangutanes, chimpancés y más de doscientos monos. No obstante, la presencia de estos animales causó gran curiosidad entre los cubanos, debido a la manera en que esta mujer los mantenía.

Según datos históricos, la atención que la millonaria villaclareña ofrecía a estos animales era más que especial, pues los trataba como personas. Además, algunos cuentan que varios de estos animales estaban adiestrados para que comieran con cubiertos, e incluso los vestían como personas.

También, en Cuba se dice que uno de los principales atractivos de la finca transformada en zoológico era un mono llamado Jimmy. Este primate era el fiel acompañante de Rosalía, y se encargaba de atender a las visitas, ejerciendo de in modo muy curioso labores de mayordomo.

Rosalía Abreu, propietaria de la enorme mansión.

Un dato curioso acerca de Jimmy es que, posiblemente, él sea el padre de Anumá, el primer chimpancé nacido en cautiverio en el mundo. Un hecho verdaderamente importante, que se registró en Cuba en el año 1915.

Aunque la Finca de los monos era un hogar especial para estos animalitos, muchos científicos se interesaron en visitarlo para estudiar su conducta. Por lo tanto, especialistas de importantes universidades norteamericanas realizaron allí los más importantes y avanzados estudios antropológicos de la época. Así lo afirmó Robert Yokes, un ilustre profesor de la Universidad de Yale.

¿Qué pasó con la Finca de los monos?

Durante años, Rosalía Abreu mantuvo en su finca cientos de monos, manteniendo su popularidad en Cuba por tener un zoológico especializado en ellos. Como resultado, en la mansión crecieron tres generaciones de primates, a los cuales cuidó y educó de un modo muy especial.

De hecho, algunas personas cuestionaron la salud mental de la millonaria, pues consideraban inconcebible el mantener en casa a decenas de monos, y otro montón de animales. No obstante, al parecer, ella hizo caso omiso a estas habladurías y siguió dedicando su vida, hogar y dinero al cuidado de los animales.

Sin embargo, como resultado de la muerte de Rosalía en 1930 llegó el inicio del fin del que fue el primer zoológico de Cuba. Esto, sobre todo, porque para poder mantener a todos los animales del lugar contaba con unos 40 empleados; dedicados a su cuidado.

Por lo tanto, tras su fallecimiento, resultaba un poco complicado poder sostener el lugar y pronto fue quedando en el olvido, y el abandono. En primer lugar, la enorme colección de monos pasó a manos Carnegie Institution; y del Jardín Zoológico de Filadelfia; quienes se llevaron todos los ejemplares.

Mientras que, con el pasar de los años, la extensa propiedad se fue vendiendo por partes entre los familiares de Rosalía. De esta manera, desapareció la Finca de los monos, el primer zoológico de Cuba.

De zoológico al Palacio Tecnológico de Cuba

Pese a haber desaparecido el afamado zoológico, durante décadas en Cuba se siguió hablando de la mítica Finca de los monos. Por lo tanto, el lugar robó la atención de las autoridades; quienes consideran que este lugar tiene un importante valor para los habaneros.

Como resultado, tomaron la propiedad para restaurarla, y convertirla en un lugar abierto al público para conocer el mítico lugar. Para ello, han tratado de conservar el lugar casi igual a como lo tenía Rosalía, y agregándole distracciones para grandes y pequeños.

Además, en los jardines de la finca, instalaron estatuas de monos que alguna vez se movían para deleitar a los visitantes. No obstante, algunas se rompieron y a la fecha se mantienen sin funcionamiento; según dicen algunos vecinos de La Habana.

Asimismo, para celebrar el 500 aniversario de La Habana, las autoridades nuevamente intentaron sacar provecho de la Finca de los monos. De este modo, construyeron el Palacio Tecnológico de Cuba, un sitio diseñado para el entretenimiento de turistas y habaneros.

También, conservan algunos elementos de lo que fue el primer zoológico de Cuba, como una manera de honrar a Rosalía y su finca de los monos.

Más Noticias de Cuba

5/5 (1 Review)

DimeCuba es una empresa multiservicios enfocada al público cubano. Con nosotros puedes realizar:

Dirección: 3750 W 16th Ave Ste 100, Miami, FL 33012, Estados Unidos. Horario: lunes a viernes de 10:00 a 20:00 y sábado de 9:00 a 17:00. Teléfono: +1 786-408-2088.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Amazon para tu gente en CUBA 🇨🇺¡Compra AHORA!