Rincones de Cuba: La Finca de Los Simios

Rosalía Abreu, propietaria de la enorme mansión.
Rosalía Abreu, propietaria de la enorme mansión. (BIBLIOTECA UH)

La Finca de los Simios, conocida también como Finca de las Delicias, es una antiquísima residencia que se encuentra en el municipio El Cerro de La Habana, y propiedad de una acaudalada dama de la sociedad cubana llamada Rosalía Abreu

Esta propiedad se caracteriza por ser de gran tamaño y por tener una mansión con forma de castillo, donde permanecieron alrededor de tres generaciones de simios que eran empleados por científicos cubanos y de otras partes del mundo, para la realización de diversos estudios sobre su comportamiento.

Además de tener a gran cantidad de simios en este lugar, Rosalía Abreu también poseía diversas especies de animales como es el caso de guacamayos, pavos reales, conejos, ciervos, caballos, gallos japoneses, perros, gatos e incluso un elefante al que solía llamar “Yumbito”; en pocas palabras, Abreu tenía un pequeño zoológico en su casa.

Muchas personas aseguran que Abreu era una persona que siempre sintió un cariño muy especial por la fauna, pero que entre todos los animales que existían los simios eran su mayor admiración razón por la cual acostumbraba a tratarlos como a una persona.

Los diversos estudios realizados a los primates dentro de la residencia de esta adinerada cubana, han sido parte de destacadas investigaciones de renombre e incluso un distinguido  profesor de la Universidad de Yale conocido como Robert Yokes, aseguró que ese recinto se llevaban a cabo los más importantes y avanzados estudios antropológicos de la época.

Rosalía resguardaba en su hogar numerosos gorilas, orangutanes, chimpancés y más de doscientos monos; razón por la cual las personas en la Isla empezaron a cuestionar su salud mental, solían hablar de ella con chistes y burlas e incluso se convirtió en las inspiración de historias de terror que se popularizaron entre los locales.

Algunas de estas historias inventadas por la gente señalaban que la acaudalada dama tenía a monos de todos los tamaños a los que hacía vestir como servidumbre y tenía trabajando para sí en su mansión, ya que supuestamente estaban amaestrados y capacitados inclusive para conducir un carro.

Tras la muerte de Rosalía Abreu en 1930, su gran colección de monos pasó a manos de la Carnegie Institution y con el pasar de los años la extensa propiedad se fue vendiendo por partes por algunos de sus familiares hasta hacer desaparecer lo que fue el primer lugar en el mundo donde orangutanes se reprodujeron en cautiverio.

Lamentablemente estas historias de Abreu se hicieron más populares entre la sociedad que sus interesantes estudios con los animales, los cuales permitieron realizar importantes descubrimientos acerca de su conducta.

 

Con Información de Internet

 

Tal vez le interese:

 

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ESPECIAL Cubacel con bono de 30 CUC GRATIS https://www.dimecuba.com/topup
Si necesitas ayuda estaré por aquí
Powered by