La ceiba de El Templete | Historia y tradición de un símbolo cultural y religioso

La Habana es una ciudad llena de particularidades, ricas tradiciones y capaz de hacernos viajar en el tiempo. Cada calle y rincón habanero alberga un secreto, una historia. Así sucede con la simbólica y colonial Plaza de Armas donde, a un paso de hermosos jardines, se deslumbra una edificación de marcado carácter histórico: El Templete.

Con un estilo arquitectónico neoclásico, primero de este tipo en la ciudad, El Templete se encuentra exactamente en donde se fundó la Villa de San Cristóbal de La Habana en 1519. Dentro de su recinto se alza una monumental ceiba que cada año atrae a un público cargado de buena fe, sueños y esperanzas.

La historia de la ceiba de El Templete

La construcción de El Templete no fue hasta 1828, por tanto, lo que comenzó como un espacio adornado solamente con una imponente ceiba terminó siendo un edificio de gran valor patrimonial y cultural. Ahora bien, ¿por qué la ceiba ha dado tanto de qué hablar?

Se dice que en estas tierras, bajo la sombra de una frondosa ceiba, se celebró el primer cabildo y la primera misa de la villa el 16 de noviembre de 1519 cuando se fundó la Villa de San Cristóbal de La Habana.

Recarga a Cuba

La ceiba no ha sido siempre la misma

Dicen que la ceiba es un árbol sagrado e intocable y que para cortarlo hay que pedir permiso a los dioses. La ceiba de El Templete arrastra una historia de siglos, pero, ¡ojo!, no se trata de la misma ceiba.

Desde aquella bajo cuyo ramaje se efectuó la primera misa y el primer cabildo hasta la que hoy figura en el emblemático sitio, “ha llovido bastante”, como diría el mismísimo isleño.

Con el paso del tiempo la primera ceiba desapareció, por ello, entre los años 1755 y 1757, se sembraron tres en el mismo sitio de la primera. Dos de las nuevas plantas terminaron secándose y la tercera fue talada en el año 1827 para facilitar la construcción de El Templete.

En 1828, otros tres ejemplares fueron plantados y de esos, solo uno llegó con vida hasta el año 1960. ¿132 años? ¡Correcto! La ceiba sustituta logró sobrevivir hasta el 9 de febrero del 2016.

Fue en ese año cuando se trasplantó para este sitio la ceiba que hoy día figura en El Templete, un ejemplar procedente de Las Terrazas: una comunidad eco sostenible ubicada a 70 kilómetros al oeste de La Habana y un destino turístico muy demandado por visitantes de todo el mundo. En aquel entonces se trataba de una ceiba joven, de unos 15 años y de ocho metros de altura aproximadamente.

¿Qué significado tiene la ceiba para el cubano?

Aunque pudiera decirse que la ceiba de El Templete posee una significación cristiana, ya que bajo su sombra se realizó la primera misa de La Habana, lo cierto es que su importancia va más allá de culturas y religiones.

Las ceibas son árboles sagrados en muchas religiones, para los mayas prehispánicos, por ejemplo, la ceiba era el árbol que sostenía al universo. Pero… ¿qué sucede con los cubanos?

En Cuba este árbol se presenta como templo sagrado para la santería y la cultura afrocubana en general, en su fronda viven los orishas, los antepasados, los santos católicos. Pero aun más allá, se trata de un árbol robusto, enigmático y de innumerables mitos, que no es más que una joya para el imaginario popular cubano. ¿Y qué significa esto?

Alquiler carros

El cubano es creativo por naturaleza, nace con una herencia y esta es la dicha de la imaginación. Como dice la frase emblemática, aquí “el que no tiene de congo tiene de carabalí”. Por tanto, cada quien le muestra respeto al árbol y le reza según sus creencias y aquello que se le ocurra.

Pero sin importar la religión que practique, para los cubanos la ceiba es un símbolo que emana respeto, inspira vida, perennidad, gloria, ímpetu y unión.

¿En qué consiste la tradición de la ceiba de El Templete?

Cada 16 de noviembre, día de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, cientos de nativos y foráneos llegan hasta la Plaza de Armas para ser partícipes de un evento sinigual.

Una fila marca el orden de aquellos que visitan el símbolo para el ritual. Este consiste en darle tres vueltas a la ceiba en sentido contrario a las manecillas del reloj, depositar monedas en sus raíces y pedirle.

Algunos la tocan con las palmas de las manos, otros la besan y están quienes se arrodillan, se persignan o le hablan. Desde religiosos hasta los más escépticos llegan al encuentro con un objetivo común: participar en una experiencia que muestra respeto a la tradición cultural cubana.

Esta peregrinación, junto con la celebración de un cabildo y una misa, se ha mantenido por más de 500 años, convirtiéndose en parte de la identidad cubana.

La ceremonia de la ceiba de El Templete va más allá del 16 de noviembre

Aunque la fecha emblemática para este ritual es el día que se realizó la primera misa de La Habana, esta experiencia se ha trasladado por siglos y hace mucho tiempo que rompe con la cita de un calendario.

Son muchas las personas que en su recorrido por La Habana se llegan hasta el Museo de El Templete para admirar este paradigma de la arquitectura conmemorativa cubana. Pero ningún visitante se marcha del sitio sin antes dar tres vueltas alrededor del tronco del árbol mágico y compartirle un deseo.

No se equivocó el sabio etnólogo cubano Don Fernando Ortiz, para quien el simbolismo de la ceiba de El Templete no era solamente religioso:

Creemos que la ceiba de El Templete fue el emblema de la municipalidad de la villa de la Habana y el más antiguo y permanente emblema de libertades ciudadanas que conservamos en Cuba. […] A esa ceiba debiera concurrir nuestro pueblo habanero en peregrinación, cada vez que sienta mermadas sus libertades.

Palabras finales

Si la historia que hoy te contamos ha llamado tu atención y ha sido capaz de despertar en ti una curiosidad por vivirla en primera línea, puedes llegarte hasta  la calle Barrillo y O´Reilly, en la Plaza de Armas.

El pequeño mausoleo, declarado como Patrimonio de la Humanidad en 1982, ha acompañado a las ceibas de turno desde 1828. Hoy, una ceiba frondosa, signo de la madurez y antigua religión de la joven ciudad es testigo de los deseos más profundos de todos aquellos que la visitan. ¿Qué esperas para pasar y contarle tus anhelos?

Últimas noticias de Cuba
DIMECUBA es una empresa para llamar a cuba, con promociones en Recargas Cubacel. Además ofrece el servicio de viajes y envíos a Cuba. Dirección: 3750 W 16th Ave Ste 100, Miami, FL 33012, Estados Unidos. Horario: lunes a viernes de 10:00 a 20:00 y sábado de 9:00 a 17:00. Teléfono: +1 786-408-2088.
Si te gustan estas Noticias de Cuba, marca 5 estrellas:
5/5 (1 Review)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *