CUBANOS

“Titina, Titina montando bicicleta” ¿Por qué esta mujer causó tanto revuelo en La Habana?

Te contamos la historia detrás de la popular copla cubana, que habla sobre los paseos en bicicleta de una mujer llamada Titina, en La Habana.

Todo aquel que se llame cubano, sin dudas, alguna vez ha escuchado la popular canción que nos relata la graciosa anécdota de Titina. No importa la edad que tengas, seguramente alguna vez cantaste o tarareaste la copla, y terminaste riendo al contar lo que le pasaba al doblar una esquina.

Sin embargo, lo que posiblemente algunos desconozcan, es que esta canción está inspirada en hechos de la vida real. En consecuencia, efectivamente, en La Habana existió una mujer llamada Titina y se hizo famosa en la ciudad, simplemente por salir a pasear en bicicleta.

La historia detrás de la canción de Titina montando bicicleta

Una de las características principales de los cubanos es su gran sentido del humor, y su capacidad de sacar un chiste de lo que sea. Por lo tanto, la canción de Titina montando bicicleta surge en La Habana como una burla, dedicada a una mujer llamada Antonia Martínez.

Al parecer, hacia finales del siglo XIX llegan a Cuba desde España gran cantidad de españoles, principalmente de origen gallego, en busca de una mejor vida. Entre estas familias gallegas, llega precisamente Antonia Martínez; quien para el momento era una niña.

Asimismo, con la llegada de nuevos habitantes, se introducen al país algunos de los avances de la época; entre ellos el uso de la bicicleta. Aunque, ciertamente, la bicicleta se inventó mucho tiempo antes, en Europa era muy común su uso, y se implementó con ahínco en Cuba justo en esta época.

Sin embargo, para la sociedad del momento, la práctica del ciclismo era algo reservado de manera exclusiva para los hombres, dejando por fuera a las mujeres. Esto, sobre todo, porque se tenía la absurda creencia de que, al realizar esta práctica, las mujeres perderían feminidad y adquirían rasgos masculinos.

No obstante, para Titina Martínez esto no eran más que absurdos prejuicios y, en consecuencia, decidió pasear por La Habana en su bicicleta. Como resultado, el 12 de noviembre de 1894 se subió a una sofisticada bicicleta de la época, y sin más, se fue a recorrer la ciudad.

Finalmente, entre los locales surgió una mezcla de envidia por el hecho de que fuese una mujer quien ostentara uno de los mejores ejemplares del momento. También, esto generó cierta incomodidad entre los vecinos, quienes solían verla de manera despectiva y, propiciaron diversos rumores y burlas hacia ella.

Revuelo de Titina montando bicicleta llegó a medios de comunicación de La Habana

Asimismo, el revuelo que causó Titina al pasea por La Habana en su bicicleta fue tal, que se convirtió en noticia mediante los medios de la época. Y es que, no solo hablaban de esta mujer que se atrevió a transgredir las imposiciones machistas de la época, sino que la atacaban en sus publicaciones.

Tal es el caso de la revista “Fígaro”, donde con frecuencia dedicaban publicaciones para burlarse de la joven gallega y sus paseos ciclistas. Como resultado, este tipo de publicaciones fomentaron entre la sociedad una especie de bullyng hacia Antonia; dando origen a la copla burlista.

Al parecer, para la época, otras mujeres alrededor del mundo e incluso en Cuba se habían atrevido a subirse en una bicicleta. Por lo tanto, el citado medio dedicó publicaciones a estas damas de la época, cuestionando su proceder, y ridiculizándolas por realizar esta práctica.

De hecho, mientras que Titina causaba revuelo en La Habana, varias mujeres matanceras hacían lo propio al decidir montarse en una bicicleta. Además, una de ellas hasta se atrevió a participar una competencia de ciclismo en Güines, logrando lo que muchos hombres no habían podido.

Sin dudas, toda esta situación deriva de la mentalidad machista que históricamente predominó en la sociedad a nivel mundial. No obstante, afortunadamente, muchas mujeres decidieron revelarse ante este tipo de discriminaciones, logrando que romper con muchas restricciones retrógradas.

Del mismo modo en que lo sufrió Titina, otras mujeres fueron perseguidas por querer desarrollar actividades reservadas únicamente para hombres. En consecuencia, un ejemplo de ello lo tenemos en figuras como María de los Ángeles Santana; Berta Moraleda; entre otras.

Finalmente, gracias a Titina y sus polémicos paseos por La Habana, hoy por hoy las cubanas pueden usar una bicicleta con total normalidad.

¿Conocías esta historia? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Más Noticias de Cuba

5/5 (1 Review)

DimeCuba es una empresa multiservicios enfocada al público cubano. Con nosotros puedes realizar:

Dirección: 3750 W 16th Ave Ste 100, Miami, FL 33012, Estados Unidos. Horario: lunes a viernes de 10:00 a 20:00 y sábado de 9:00 a 17:00. Teléfono: +1 786-408-2088.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Amazon para tu gente en CUBA 🇨🇺¡Compra AHORA!